Bienvenido 2018

      No hay comentarios en Bienvenido 2018

Atrás queda el dos mil diecisiete, un año completo, con varios proyectos que han salido adelante, pero que ha acabado un poco regular en cuanto a salud y es la primera vez en bastante tiempo que termina un año sin haber escrito una novela completa, pese a que me hayan publicado dos y tenga otras tres terminadas esperando respuestas editoriales. La muerte de mi padre a finales de dos mil dieciséis me sumió en un paréntesis como escritor del que aún no he salido, aunque tengo una nueva novela empezada que voy tocando poco a poco, pero en este dos mil dieciocho pienso volver con fuerza.

La salud me ha jugado una mala pasada con una fuerte lesión en un hombro que ha protagonizado todo el mes de diciembre y de la que aún no me he recuperado. Es posible que tarde meses en tener toda la movilidad del brazo derecho, pero eso también es un motivo para ser más fuerte y otra meta para este año. No son malos propósitos.

Por supuesto, casi todo ha sido positivo. Dos novelas publicadas: “Piensa en mañana”, que ha marcado un nuevo ciclo en mi carrera literaria, y “La casa Ferrer”, publicada en los últimos días del año y que supone un guiño al terror y una sorpresa para mí, ya que me dije que no volvería a publicar ese género y mucho menos esperaba que ninguna editorial confiase en mí con el terror, después de aquella época en la que no paraba de intentarlo y todas pasaban de mí.

Otro gran acontecimiento de este año ha sido mi debut en la música, muy, muy modesto, pero algo que quería hacer desde que era niño. Invítame A Volar ha supuesto un antes y un después en mi vida que ha dado un impulso para seguir haciendo cosas con la música. El segundo single debería de haber salido en diciembre, pero mi hombro me impidió rodar el videoclip, lo que lo ha retrasado mínimo hasta febrero, ya que voy a aprovechar y a volver a grabar las voces este mes de enero. No estaba satisfecho y, sobre todo después de empezar a dar clases de canto, decidí aprovechar la oportunidad que me dio Alberto de volver al estudio de grabación para cantarla otra vez antes de seguir grabando canciones nuevas.

En cuanto a la fotografía, decidí limitar mucho mi trabajo en Ultratumba, dejándola como revista fotográfica y de publicación ocasional, cuando tuviera trabajos terminados. Eso me ha dado la tranquilidad de hacer las cosas por placer y no por tener que sacar la revista. Sigo teniendo pendiente mi trabajo en el cementerio, pero estoy preparando una sorpresa con él que tiene que ver con mi segundo single.

Sí, el dos mil diecisiete ha sido bastante completo. Empezó sumido en la oscuridad de la estela dejada por la muerte de mi padre y acaba con una lesión importante, pero en general puedo decir que ha sido muy bueno. Es verdad que esperaba más de la publicación de “Piensa en mañana”, pero también decidí que con esa novela empezaría de cero y hay que ir poco a poco. El dos mil dieciocho lo voy a coger con fuerza, aunque esté débil físicamente, pero esto es temporal. Estaré más fuerte que nunca en muy poco tiempo.

¡A por el dos mil dieciocho!

Deja un comentario