Dejándolo…

Llevo desde el domingo sin probar la Coca Cola. Esta es la quinta o sexta vez (por lo menos) que la intento dejar. Son tres días y esta vez los efectos secundarios no son tan fuertes como los anteriores. No me duele la cabeza, estoy triste ni me duermo por las esquinas. Lo que sí tengo es un hambre brutal, pero me intento controlar, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad. Yo, que soy un acomplejado físico y me cuido, bebiendo tanta Coca Cola estaba siempre hinchado, con lo que agravaba mi complejo. La que yo bebía era Zero o Light, que no engordan, pero tienen un edulcorante llamado aspartamo que tiene un efecto secundario y es que hace retener muchos líquidos con lo que, a la vista, es como engordar, solo que lo que tienes no es grasa, sino agua. Espero que con los días vea que me voy deshinchando un poco y consiga no volver a caer en la tentación. De momento lo llevo bien, lo que me hace pensar que esta vez puede ser la definitiva. ¡Ojalá!

Author: Javier Herce