Día de relax

¿Qué es lo que pasa cuando tu día a día es agotador, sin apenas tiempo libre y sin descanso? Ni más ni menos que, cuando tienes un día de relax cien por cien, como el que tengo hoy, prácticamente vas de siesta en siesta.

No solamente he dormido ocho horas y media esta noche (cosa que es un gran logro, teniendo en cuenta que no suelo pasar de las cinco horas como mucho) sino que después de estar toda la mañana sentado en el ordenador trasteando y preparando el nuevo número de Ultratumba, me he echado una buena siesta, para levantarme, ponerme a leer un rato en el sofá y quedarme dormido otra vez. 

Días como este no los repito ni mucho menos a menudo (tampoco podría), pero precisamente por eso los disfruto muchísimo y son bienvenidos.

Ahora a seguir relajándome, que al día aún le quedan unas horas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *