Dolor

Noches sin dormir por el dolor, despertándome literalmente cada diez minutos… Son ya, si no es por una cosa, por otra, dos años viviendo con el dolor y ya estoy cansado.

El dolor me hace estar apagado, decaído, sin hambre, en definitiva, sin ganas de nada. Espero que este episodio con las costillas se pase pronto, porque me afecta a prácticamente cada movimiento.

Menuda forma de despedir el año. Debería de estar entusiasmado por la inminente salida de mi primer álbum, pero el dolor lo ensombrece todo. Tendré que ser optimista. Es la única forma de poder con esto…

Author: Javier Herce