Fase 1

Hoy, por fin, en Madrid pasamos a la fase uno. Llevamos dos semanas de retraso con la mayoría de España y eso significa que las restricciones de este estado de alarma harán que la pandemia para nosotros acabe más tarde y esa nueva normalidad de la que todo hablan, tarde más en llegar. Yo ya estoy un poco aburrido de que todo esté parado, aunque lo comprendo, pero estoy deseando que vuelva un poco lo que teníamos, supongo que como todo el mundo.

Sin noticias de las publicaciones literarias (una de las dos novelas que esperaba que se publicaran ya no sé ni siquiera si lo va a hacer) y sin poder ir a clase de canto ni al estudio de grabación, tengo la sensación de que estoy perdiendo un tiempo muy valioso y que puede que haya cosas que nunca vayan a volver. Es de esperar que todo esto machaque especialmente al sector literario y los escritores vamos a tener todavía menos oportunidades. Es algo que me estoy temiendo.

Todo esto quedará atrás, pero solo queda esperar en qué va a repercutir este parón.

Hoy también es el cumpleaños de mi pequeña Mina y, por mucho que ella no se entere y le dé un poco igual, hemos querido que fuera especial para ella. Un paseo en familia en tiempos en los que está tan mal visto salir a la calle es más que suficiente para hacer de este día algo diferente.

Hoy estoy un poco de bajón, lo admito, pero hay veces en los que soñar te deja agotado y no siempre puedes tener ese espíritu positivo y luchador. 

Author: Javier Herce