Feliz año 2020

Este dos mil diecinueve se acaba en pocas horas. Como todos los años, es momento de hacer balance, de valorar lo ocurrido, quedarse con lo bueno y pedir deseos de año nuevo.

La verdad es que no me puedo quejar, ya que el trabajo duro me ha dado, antes de acabar el año, uno de mis grandes sueños hechos realidad. La salida de mi primer álbum hace de este dos mil diecinueve uno de los más grandes que he tenido, y eso también hace que uno de mis mayores deseos de año nuevo sea crear nueva música, mejorar y trabajar durísimo en mi segundo álbum, que empezaré a componer este mismo mes de enero.

Otra de las cosas nuevas es que este año he seguido con estabilidad, que no me ha faltado trabajo y al año nuevo le pido crecer y seguir avanzando. Nunca me ha gustado conformarme, y no pienso hacerlo ahora.

La primera operación de mi vida ha tenido lugar este año y ha sido también algo bueno. Poder respirar con normalidad es algo nuevo para mí y sigue siendo emocionante. Aún no estoy al cien por cien y sigo teniendo molestias. Todo normal. Deseando que llegue mi revisión en febrero para tener el alta del seguimiento y poder decir que respiro con total normalidad de verdad.

Este dos mil diecinueve han continuado los dolores. Aunque he seguido bien de salud, a la crisis de mi hombro en primavera se le sumó el lumbago en verano y, de lo que sigo con dolores y sin recuperarme, el hundimiento de dos costillas hace tres semanas. En dos mil veinte espero que se me arreglen estas costillas del todo y poder tener movilidad completa sin dolores. El pasado noviembre tuve, por fin, mi cita con la rehabilitación de mi hombro y estoy a la espera de que me den ondas de choque, cosa que ocurrirá en los próximos meses, para poder decir de una vez adiós a mis dolores, que protagonizan mi vida desde hace dos años.

Otra cosa negativa ha sido que mi nueva novela no se ha publicado. Durante el verano fue algo que me preocupó y me agobió mucho, pero ahora me lo tomo con más calma. Cuando decidan de una vez que salga, saldrá. Además, el dos mil veinte, debido a este retraso, verá la publicación de dos novelas nuevas, así que por ese lado será un buen año literario. Además, parece que voy recobrando la ilusión por escribir y espero tener acabada una nueva novela muy pronto.

Este mes de diciembre ha visto el nacimiento de mi nueva revista fotográfica, llamada El Rincón Desnudo, con Verónica Romero en portada, después de decidir hace un tiempo que Ultratumba había muerto para siempre. Espero seguir haciendo fotografía y que haya muchos más números de la revista digital.

Haciendo balance, no ha sido un mal año y, por lo que parece, hay muchos planes interesantes para el dos mil veinte, así que estoy deseando darle la bienvenida a esta nueva década, que pienso vivir soñando, como siempre.

Author: Javier Herce