Feliz cumpleaños, Madonna

Una vez más, como cada dieciséis de agosto, es tu cumpleaños, Madonna, solo que esta vez es más especial de lo habitual. Todo el mundo en los medios habla de la cifra que cumples hoy, sesenta, haciendo de ello una especie de losa, o de cuestión importante. Seguro que si fueras hombre, no hablarían tanto de ello.

El caso es que nos han enseñado en esta sociedad a calificar a la gente por su edad y, sobre todo, a juzgarla y a pensar que, a medida que cumplimos años, tenemos que dejar de hacer ciertas cosas, cuando los sueños y la vitalidad no tienen edad.

Lo verdaderamente importante de que cumplas años, es que sigas haciendo lo que te dé la gana, que sigas siendo la reina, que nadie te haya igualado (y que nunca lo hará). Fíjate si tienes que dejar de hacer cosas, que estás a punto de sacar un nuevo álbum, el cual seguro que hará de banda sonora de otra parte de mi vida.

Yo no te voy a decir lo que tienes que hacer, ni te voy a juzgar por tu edad. Solo quiero seguir asistiendo a esta cita anual y felicitarte desde este rincón en el que me desahogo, aunque, como siempre, sé que nunca lo leerás. No importa. Yo sigo aquí y sé que tú sigues ahí, enseñándome e inspirándome como lo llevas haciendo desde que era un niño.

No dejes de ser tú nunca, aunque sé que así será, y sigue pasando de todas las cosas que dicen por ahí solo por ser una persona con inquietudes y que no se rinde ni se cansa de hacer cosas.

Felicidades, Madonna.

Author: Javier Herce