Fin de semana agotador, feliz.

Este fin de semana he llevado a otro nivel mi experiencia en Medias Puri, ese lugar en el que me siento tan vivo. A principios de la semana pasada Orión me pidió que hiciera algo allí: el viernes se cerraría su sala oscura y todo ocurriría en la sala grande. Él interpretaría allí tres temas (Ni Tú Ni Nadie, Amante Bandido y su propia canción Bailando En La Oscuridad). Quería que yo fuera con la cámara reflex y que además grabara en video sus tres actuaciones y aprovechase para hacer fotos buenas de los demás números. No me podía negar. De ninguna manera. El único problema iba a ser el descanso. Vamos, que no iba a descansar nada, porque además le dije que ya que nos poníamos, si le parecía que lo hiciera también el sábado, aunque ese día sería una noche “normal” con las dos salas abiertas y sin sus actuaciones. Me sentí tan agradecido porque pensara en mí, que quería dar más. Le pareció perfecto. Solo tenía que mentalizarme a que iba a ser un fin de semana agotador, ya que trabajaba tanto el viernes como el sábado, pero quería hacerlo. Otra complicación era técnica, puesto que hacer fotos allí con reflex y sin flash es muy difícil, por la iluminación, pero me lo tomé como un reto.

Así fue mi fin de semana:

El viernes me levanté a las cuatro y media de la mañana para irme a trabajar en una jornada, como de costumbre, muy movida. Llegué a mi casa a las cuatro de la tarde con tiempo justo de comer, echarme una pequeña siesta, preparar el equipo fotográfico, ir al gimnasio, prepararme y marchar para Medias Puri. Allí me iba a encontrar con Miguel, el amigo de Lisvet y un perfecto compañero purista. Al principio había poca gente y no tardó en salir David Blanco, con el que pude practicar mucho la fotografía casi sin luz. Con él da gusto, ya que tiene muchísima expresión corporal. También salió su hermano Sergio Blanco, Tamar Vela, Lisvet Barcia, Orión, Antonio Fago, Aria Bedmar… Me di cuenta de que iba a ser todavía más difícil de lo que pensaba. He hecho miles de fotos en conciertos, pero aquello era diferente. La iluminación es de discoteca, no de espectáculo, por lo que a la hora de fotografiar, se convierte en todo un problema.

Orión cantó Ni Tú Ni Nadie subido a la barra y acompañado de Lisvet, Tamar y Aria (el trío perfecto). Después los chicos hicieron sus números de siempre y la sala se fue llenando. En medio, Orión acompañado de los gemelos cantó Amante Bandido subido en una carreta en el centro de la pista y después Bailando En La Oscuridad, espectacular puesta en escena acompañado de todos los chicos y terminando por los aires.

Una noche diferente, por los números de Orion y por estar viviéndolo de otra forma con mi cámara en mano. Al acabar me fui corriendo para poder dormir un poco.

El sábado me levanté a las once (después de dormir cinco horas), revisé el material y me fui a trabajar. Esa noche me acompañaría Víctor. Al salir del trabajo a las once de la noche me fui corriendo a casa para prepararme y estar a las doce allí otra vez, ya con la experiencia de haber practicado el día anterior con la cámara, y más seguro de mí mismo, aunque muy cansado. Esa noche disfruté mucho más, debido a eso, que iba más confiado y los videos de Orion ya estaban grabados y entregados (le gustaron, así que misión cumplida).

Cuando acabó todo, a las cuatro y cuarto de la noche, estaba tan cansado y me dolía tanto la espalda, que se me notaba demasiado en la cara. Aun así disfruté mucho. Todos me trataron muy bien y me sentí como en casa. Me acosté roto literalmente, pero feliz. Sí, allí siempre vivo experiencias intensas, artísticas, pero este fin de semana he sido feliz en Medias Puri, ya que he descubierto que vivirlo con mi cámara es algo mucho más apasionante y lo disfruto más.

El domingo, viendo las fotos, se me saltaban las lágrimas. Ojalá pudiera explicar lo que siento allí y lo que significa haber hecho todas esas fotos, que han salido tan bien. Prepararé algo especial como regalo para todos ellos, ya que cada uno me aporta algo diferente. Estoy muy agradecido de poder haber vivido Media Puri de esta forma, de sentir que estoy en un mundo en el que encajo, aunque sea bajo tierra y durante unas cuatro horas. Llevo meses yendo prácticamente todas las semanas y sigo disfrutándolo como la primera vez. Bueno, ahora más, con cámara en mano.

Además estoy muy, muy satisfecho con el resultado. Desechando las que no valen, me he juntado con mil doscientas fotos, aunque quiero más, quiero mucho más.

Autor entrada: javierherceweb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *