Llegó la Navidad

Todos estamos teniendo unas navidades atípicas por culpa de la pandemia, que sigue entre nosotros. Todo está condicionado por esta situación y yo no iba a ser menos.

Es la primera vez en casi diez años que no veo a nadie de mi familia en Navidad. Siempre solemos ir a Córdoba y el año pasado, aunque no fuimos, vino mi madre a pasar la nochevieja. Este año ni Córdoba, ni Logroño, ni visitas. Todo este tema de no poder ver a nadie ha hecho que el dos mil veinte pase volando y sin nada destacable, excepto la salida de la nueva novela.

Nunca había estado tanto tiempo sin ver a mi madre y sé que aún faltan unos meses para poder hacerlo. La última vez que la vi fue a finales de enero de este año. No solo eso. Quién me iba a decir a mí que aquel acto con la editorial Wave Books, el siete de marzo en la biblioteca del Retiro, iba a ser lo último que haría socialmente. Aquella mañana divertida entre amigos y compañeros marcó el principio del fin del año. Dos días después sería la última vez que vi a NaT. Ahí acabó todo.

Unos días después empezaba el estado de alarma y yo comenzaba a encontrarme mal.

Por entonces muchos pensábamos que en Navidad todo habría acabado, pero iba pasando el tiempo y nos advertían de que esto iba para largo. Y lo que queda…

Una Navidad solitaria, pero en la que estamos valorando las pequeñas cosas. Este es el año de las pequeñas cosas, porque hemos tenido que pasar con poco, en cuanto a socialización. Lo importante es que seguimos aquí. No estamos al cien por cien de salud, pero todo volverá a ser como siempre, si no perdemos la ilusión.

Es Navidad, una época que siempre me ha gustado mucho, que me recuerda a mi infancia, cuando era inocente y no me enteraba de nada, a mi adolescencia, escuchando cientos de veces ese álbum de Mariah Carey, Merry Christmas, que se ha convertido en todo un clásico, y a reuniones familiares, que no eran todo lo felices que deberían haber sido, pero donde siempre había ruido y gente que, poco a poco, dejo de estar y empezó a haber silencio.

Navidad es ilusión y celebrar que va a empezar un nuevo año. Es época de recordar y de hacer planes. En eso ando estos días.

Author: Javier Herce