Me aburro…

A veces tienes tiempo de pararte a pensar y piensas es que te aburres de que no ocurra nada. Hace meses que no hay nada interesante sobre la mesa, y el tema de la pandemia lo ha empeorado.

Va a hacer tres años de la publicación de mi última novela y llevo un año y medio esperando que se publique una de las nuevas (desde la primera fecha prevista) y más de seis meses de la segunda novela que iba a salir. De ninguna de las dos tengo ninguna noticia aún, solo que hay que esperar. Siempre he tenido la sensación de que mi vida se basa en esperar, solo esperar a que pase algo. Lo peor es que tengo la sensación de que voy a seguir sin noticias de esas dos novelas por un tiempo, visto cómo está el panorama, ya que sin Feria del Libro prevista para octubre, el sector literario se paraliza más aún… Puede que simplemente haya que borrar el año dos mil veinte de nuestras memorias.

Estos días se va a cumplir un año de la última vez que entré en el estudio de grabación y, acostumbrado a ir cada dos o tres meses durante dos años, se me hace muy largo. Este mismo mes iba a dar comienzo la grabación de mi segundo álbum y, aunque tengo canciones preparadas que pueden quedar muy bien, hay que esperar. La situación con la pandemia hace que todo tenga que esperar.

También es difícil con esta situación quedar con gente para hacer sesiones de fotos. Exceptuando una que le hice hace poco al wiccano, llevo sin hacer nada desde finales del año pasado.

Sí, me aburro. Me aburro mucho, tengo que reconocerlo. Ya me había mentalizado a que todo esto es y va a seguir siendo así, pero en días como hoy siento eso, que me aburro una barbaridad.

Author: Javier Herce