Mi noche de Halloween

Llegó el mes de noviembre y, con él, mi regreso al mundo literario. Ha sido demasiado tiempo y estoy ansioso, aunque sé que es muy arriesgado que te publiquen en mitad de una pandemia. Estoy deseando que “Todo lo que quise decirte y no pude” empiece a llegar a los lectores y me den sus opiniones. Eso es lo más gratificante de todo.

La escritura de esta novela fue un proceso intenso y gratificante. Lo recuerdo con cariño, pero siempre relacionaré esta historia con la muerte de mi padre, ya que nada más acabarla fue cuando ocurrió el accidente de tráfico, por lo que la novela me transmite sentimientos de muchos tipos. Al acabarla, comenzó un parón literario en el que pasé más de tres años casi sin escribir, o haciéndolo solo de forma intermitente. Precisamente aquello fue un mes de noviembre. La publicación de “Todo lo que quise decirte y no pude” es como cerrar un ciclo (uno más) y abrir otro, como dejar una etapa atrás. Lo importante es que ya está aquí y todo vuelve a estar en marcha.

Anoche, en la cena de Halloween, la mesa estaba perfecta. Con su mantel sangriento, calabazas llenas de chucherías y demás, preparé mi Tortiween de todos los años, que no es más que mi forma de hacer una tortilla de Halloween, naranja, con boniato en vez de patata. También hice calaveras de hamburguesa naranja, que son unas de zanahoria con el dibujo de la cara con salsa barbacoa o mayonesa, aunque siempre terminan pareciendo caricaturas más que calaveras, pero la intención cuenta. Por su parte, el wiccano hizo bizcocho de calabaza.

Para amenizar el ambiente mientras hacía la cena, música terrorífica con una playlist que tenía preparada en YouTube y, durante la cena, una película de excepción: La familia Addams, que está en Amazon Prime, y que hacía años que no veía. No ha envejecido mal y es una gozada para la vista, aunque el tiempo la ha convertido en una película muy lenta y creo que habría sido mil veces mejor si la hubiera dirigido Tim Burton, que en esa época estaba en su mayor esplendor, pero bueno.

Me espera por delante una semana con muchos días libres. Sol trabajo tres, así que voy a tener tiempo de ultimar detalles con la novela y esperar noticias de la siguiente.

Ya era hora…

Author: Javier Herce