Blog y noticias

Posted in Blog

Feliz Orgullo

¿Qué significa sentirse orgulloso de uno mismo? ¿Qué es el orgullo? Lo primero de todo es aceptarse a uno mismo, saber quién eres, lo que eres, y decir: “Este soy yo y así es como me acepto y como quiero ser, porque soy así”. Sentirse orgulloso es ir por la calle con la cabeza bien alta, sabiendo que siendo como eres, aceptándote y queriéndote, consigues ser mejor persona. ¿No es esa la finalidad, ser mejor persona? Yo soy mejor persona que hace unos años. ¿Por qué? Porque me miro en el espejo y digo: “Te quiero por como eres. Gracias por ser tú mismo, y no lo que los demás quieren que seas”.

No es facil aceptarse, claro que no. Sobre todo cuando sabes que lo que eres significa, en realidad, ser diferente, aunque en el fondo seas igual que los demás. Al ser diferente siempre te van a señalar con el dedo, siempre te van a juzgar y siempre vas a tener que demostrar que vales lo mismo que los demás. Ay… demostrar. ¿Cuántas veces tenemos que demostrar que podemos hacer lo mismo que cualquiera, sobre todo físicamente? Cuando demuestras que puedes ser igual de fuerte, arquean las cejas. ¿Por qué no, si soy igual que tú?

El bullying. Qué palabra tan usada, tan de moda, ¿eh? Pues es algo serio. Muy serio. El bullying es algo que, por ser como somos, hemos sufrido, sufrimos y sufriremos. El ser humano no acepta la diferencia y carga con el que no es como los demás, con crueldad y, muchas veces, creyendo que es gracioso meterse con el marica, pegarle. Pues a mí no me hacía ni puta gracias, qué queréis que os diga. Eso hace que te encierres en ti mismo, que te vuelvas menos social, que pienses que vales menos. ¿Por qué tengo que valer menos que tú? Puede que incluso valga más, ¿sabes por qué? Porque yo te respeto mucho más de lo que me respetas tú a mí, porque, como sé lo que duele, jamás le haría eso a nadie.

Hoy es el día del orgullo gay. Un día que muchos creen que no es necesario. Por supuesto que lo es. ¿Por qué? Porque ya estoy todos los días viviendo en un mundo heterosexual que me obliga a seguir sus “normas”. Dejad que al menos un día sea para mí, para nosotros, para nosotras.

Feliz día del orgullo gay, lésbico, transexual, queer, porque todos somos iguales.

Posted in Blog

Sin fuerzas…

He pasado una semana un poco delicado. Mis fuerzas habían desaparecido y no podía hacer gran cosa, porque enseguida me mareaba, me cansaba, sentía que me iba a caer al suelo y caminaba casi como si fuera un robot, de forma torpe y lenta. Por eso salí muy poco de casa. A mitad de semana empecé a tomar vitaminas y batidos de proteínas y me están sentando muy bien. Ahora me encuentro mejor y más animado para hacer cosas.

Forma parte de esta lenta recuperación. Mi cuello está mejor, con el agujero casi cerrado y ya no me tengo que andar apretándolo para hablar o hacer cualquier esfuerzo para que no salga aire, porque ya ha dejado de salir. La traquea está cerrada. Ahora falta que se cierre del todo por fuera.

Ya hablo con normalidad y como también como antes. La respiración, que era el problema inicial y por lo que me hicieron la traqueotomía, ya estaba solucionada cuando salí del hospital. También he empezado a cantar en casa, poco a poco, porque me tira mucho el cuello, pero voy practicando. Mis cuerdas vocales no se han visto afectadas, por lo que mi voz no ha cambiado nada, solo que todo me afecta al cuello. Hay que seguir esperando.

Entro en los que creo que van a ser mis últimos días de recuperación y voy a aprovechar para moverme más e intentar hacer algo de ejercicio para recuperar algo de masa muscular. Me quedé muy, muy delgado cuando volví a casa y, aunque he recuperado algo, se sigue notando que la ropa me queda muy grande. La verdad es que eso es lo de menos.

Venga, Javier, que ya queda poco.

Posted in Noticias

Nuevo videoclip, Junto A Mí.

Justo antes de que me tuvieran que hacer la traqueotomía, rodamos el videoclip de mi nuevo single, Junto A Mí. Ahora se estrena. Disfrutadlo como yo disfruté cantando. Volveré a cantar como antes y habrá más música. Prometido.

Posted in Blog

Recuperándome

Después de unos días fuera del hospital, ya veo un gran cambio en mí. Voy recuperando las fuerzas y el agujero del cuello va progresando, lento pero seguro, porque sigue abierto. En mi primera revisión en el hospital me han dicho que voy muy bien. Yo pensaba que la recuperación iba a ser mucho más rápida, pero no se pueden forzar las cosas. Lo importante es que estoy bien, que estoy aquí y que la vida real me estará esperado cuando esté al cien por cien, porque volveré más fuerte que nunca.

Posted in Noticias

La distracción perfecta

«La distracción perfecta» es el titulo de mi nueva novela, publicada por Harlequin. Esta historia supone mi regreso a la temática LGTB.

Aquí tenéis todos los enlaces para conseguirla: LA DISTRACCIÓN PERFECTA

Posted in Blog

Lo sé

Sí, lo sé. Lo que me ha pasado es una gran mierda. Lo sé perfectamente y ahora es cuando estoy empezando a asimilarlo. No puedo parar a preguntarme por qué no por qué a mí, ya que me volvería loco y no es ese el plan. Lo que tengo que hacer es seguir adelante, recuperarme de esto, ilusionarme por las cosas que me hacen ilusión y, como el título de cierta novela, decirme: “Piensa en mañana”.

Mañana será un gran día, es eso lo que tengo que pensar. En todas las cosas que me quedan por hacer, en hacerlas y en dejar todo esto atrás. ¿Qué otra cosa puedo hacer? Ahora que lo peor ya ha pasado y estoy en la etapa de la recuperación, empiezo a ser más consciente de todo. He llenado un cuaderno entero con los recuerdos que tengo desde ese día que tenia un ligero dolor de garganta y que me hizo acabar así. Desarrollar esos recuerdos escribiendo será una forma de sacarlo de dentro, de superarlo y de decirme: “¿Ves, Javier? Por todo esto sigues vivo. La traqueotomía te ha salvado la vida”.

Posted in Blog Noticias

Abajo

He intentado desde el primer día afrontar lo que me ha pasado con fuerza, de frente, con optimismo y pensando siempre en que todo esto de la traqueotomía ha sido el remedio, no la causa, por lo que he sonreído cuando me ha hecho sentir fatal, cuando me ha hecho daño, cuando ardía por dentro de mi tráquea, cuando casi me ahoga… he sonreído sí, porque me dije a mí mismo que iba a poder con esto para seguir viviendo y aprovechar esta segunda oportunidad que me ha dado la vida.

No todos los días se puede estar así y, ahora que lo peor ya ha pasado, es como si empezara a asimilarlo todo. Hoy no puedo estar alegre. Simplemente no puedo. ¿Me lo debería permitir? Es posible que me merezca permitírmelo, sí, pero no quiero, aunque tampoco puedo evítalo.

Para estar arriba tenemos que estar alguna vez abajo. Hoy estoy abajo y, la verdad, no lo siento. Me voy a dar ese lujo, pero solo por hoy, de verdad.

Posted in Blog

Gracias

Cada obstáculo que te pone la vida, es un motivo para demostrarte que eres más fuerte de lo que pensabas, que puedes con todo lo que se te pone en el camino.
No odio la traqueotomía que me tuvieron que hacer de urgencia hace doce días, porque gracias a ella estoy vivo. No odio nada de lo que me ha hecho y me está haciendo pasar, porque cada lágrima, cada esfuerzo, cada dolor me recuerda que gracias a esto puedo vivir. Doy gracias a la traqueotomía porque sin ella, simplemente ahora estaría muerto y no lo estoy. Me siento más vivo que nunca y con más ganas de sonreír, con ganas de vivir y con muchas, muchas granas de agradecer.

Posted in Blog

Lo peor ya ha pasado

Pasar por una traqueotomía es algo muchísimo más traumático de lo que pueda parecer. Después de seis días en el hospital sin comer ni hablar, estoy agradecido a este tubo tan delicado y que tanta guerra me da, porque gracias a él puedo respirar y gracias a él estoy vivo.

Ha habido muchísimas mejorías entre ayer y hoy. Por fin puedo comer algo (que estaba adelgazando tanto que parecía un niño pequeño), he empezado a hablar y falta el último paso, que es poder respirar para que me quiten la cánula.

Ya no tengo miedo, porque lo peor ha pasado. Soy muy optimista (en realidad lo fui desde el primer día), aunque aún no he asimilado bien lo que me ha pasado. Saber que he estado a punto de morir no es algo que mi mente haya procesado aún, porque estoy centrado en recuperarme y en que de todo esto solo me quede una cicatriz y el recuerdo.

Estoy también intensamente agradecido a todos lo que se han preocupado por mí. Me he sentido felizmente desbordado con tantísimos mensajes, comentarios y demás. Llamadas no porque, al no poder hablar, ya se sabe…

Sí, soy afortunado, porque estoy vivo y porque se han cruzado en mi camino personas que se han ocupado de que así fuera.

Ya estoy en la recta final de mi recuperación y eso hace que esté aún de mejor humor.

Posted in Blog

Una prueba de vida

La vida me ha puesto una dura prueba en el camino. Un día te levantas con un dolor en la garganta que parece amigdalitis, y acabas en el quirófano haciéndote una traqueotomía de urgencia para salvar la vida. En mi cuello todo empezó a fallar. Primero el dolor, después la capacidad de tragar, afonía… hasta que de repente por la tarde se cerraron mis vías respiratorias por completo. Aún no sé cómo fui capaz de llegar hasta el hospital. Tengo la enorme suerte de haber tenido a mi lado a Rafa, que me salvó la vida, consiguiendo que recuperase un hilo de aire para poder salir corriendo.
Llevo cinco días en el hospital y ahora me voy acostumbrando, pero esto es lo más difícil que he hecho nunca. Una traqueotomía es algo muchísimo más duro de lo que pueda parecer. A parte de dejarte completamente mudo y no dejarte comer ni beber, requiere de unos cuidados y de una día a día muy delicados, incómodos y dolorosos. Ayer mismo un coágulo de sangre nos dio un buen susto y me tuvieron que sacar corriendo de la habitación. Menos mal que las enfermeras y el otorrinolaringólogo fueron rápidos y precisos sacándome una bola de dos centímetros de mi tráquea. Que este sea mi quinto día sin comer ni beber nada tampoco lo facilita.
Ahora mismo mi vida es esta. No va a durar mucho, pero estoy vivo, es en lo único que pienso, y en todas las cosas que voy a hacer cuando salga de aquí.
Esto no va a poder conmigo. Voy a tener que recuperarme cuando pueda respirar por mí mismo siguiendo unas pautas, empezando a comer muy poco a poco (cuando pueda), recuperando las fuerzas, curando la herida del agujero del cuello, toda la irritación interna… Pero prometo, como que me llamo Javier, que va a ser tan rápido, que muchos ni se darán cuenta.
Sigo aquí, que es lo importante. Lo demás irá llegando.