Proceso de creación.

Muchas veces, dentro del proceso de creación de una novela, una de las partes más entretenidas es la de documentarse y tomar apuntes antes de empezar a escribir. Eso sobre todo ocurre en historias que requieren de una preparación especial por la trama o la ambientación. En novela realista no ocurre tanto, pero en novela de terror, donde hay que hilar mucho cada aspecto de la historia, el mito que se esté tratando y demás, puede llevar mucho tiempo de apuntes y esquemas antes de empezar a escribir. Eso por ejemplo me pasó con «Matar a un vampiro» y «La venganza del vampiro». Cómo no podía ser de otra forma, con su posible tercera parte (y digo posible, porque va a ser como un «vuelta a empezar» y se podrá leer sin haber leído las anteriores), está ocurriendo lo mismo.

Coges un cuaderno y empiezas a hacer anotaciones. Hay veces en las que escribes todos los días y otras que lo dejas y lo vuelves a coger, a veces incluso escribiendo una o varias novelas mientras tomas esos apuntes con calma. Tengo un cuaderno en el que empecé a tomar apuntes para esta nueva novela de vampiros nada menos que a finales del año dos mil catorce. Lo he ido cogiendo y dejando. Creo que en este tiempo he escrito cuatro novelas y ahora vuelvo a coger el cuaderno de apuntes.

Soy muy consciente de que estoy preparando una novela que es posible que no se publique nunca, por varios motivos, ya que no es la primera parte de una saga, la primera novela tuvo una publicación muy discreta y la segunda una mucho más discreta. Ahora es muy difícil publicar terror y más aún de vampiros. Todo ha cambiado mucho y lo seguirá haciendo, pero me apetece divertirme escribiendo esta novela ambientada en el siglo XIX, con temática gótica, con vampiros, terror, suspense, aventuras… Simplemente me apetece hacerlo.

Seguiré con ese cuaderno. No sé si empezaré a escribir esta novela pronto, o mientras tanto vendrá alguna otra de por medio, pero yo voy tomando apuntes, creando personajes, el pueblo, la trama…

A escribir, Javier, que ese es ni más ni menos que tu trabajo.

Author: Javier Herce