Se acabó el estado de alarma

Por fin hoy se ha acabado el estado de alarma. Desde el pasado catorce de marzo hemos vivido con restricciones, al principio muy severas y, al final, algo más suaves, pero ya se ha acabado, aunque lo que vivimos desde hoy es lo que han llamado la nueva normalidad. Es decir, que ya hay libertad, pero con restricciones y normas, como el uso de mascarillas y los aforos de los lugares cerrados. Esto comparado con lo que había al principio, que solo podías salir de casa al súper o con un permiso de trabajo, no es nada.

La pandemia sigue ahí, pero ahora mismo los contagios son muy pocos, aunque la mayoría aquí en Madrid. Siempre se suele esperar una segunda ola en las pandemias, por lo que podemos prepararnos para cualquier cosa. Unos dicen que las segundas olas son más suaves que las primeras y otros que pueden ser mucho peores. Ya veremos a ver.

Ahora que en España está todo bajo control, le ha tocado el turno a otros países a vivir lo que nosotros vivimos hace tres meses. El continente americano tiene récords de contagios diarios y parece que el pico de la curva aún no lo han alcanzado. Mientras no estén todos los países controlados, el peligro real seguirá ahí, porque hoy se han abierto las fronteras y ya puede venir gente de casi todo el mundo, al igual que gente de aquí puede salir fuera.

Esperemos que la economía pueda recuperarse pronto y todo esto, con el tiempo, quede en un mal sueño.

Author: Javier Herce