Semana difícil

Hoy, si no hubiera muerto, habría sido su cumpleaños, cosa que me ha hecho estar un poco más sensible de lo habitual. Además, ha sido una semana bastante complicada. Una barbaridad de trabajo con una media de entre diez y doce horas y media trabajando al día, sin nada de tiempo libre para mí mismo, casi ni para descansar.

A veces me pregunto cuándo van a cambiar las cosas de una vez, pero ese momento cada vez parece más lejano. Y no será por no intentarlo. Al contrario. Llega a ser desesperante y, sobre todo, triste la mayoría de las veces.

Tampoco ayuda que esa novela que se iba a publicar este junio y a presentar en la Feria del Libro siga sin salir, sin que tenga ninguna explicación, porque simplemente no me las han dado. Supongo que ya no saldrá hasta septiembre, y digo supongo, porque todo son suposiciones últimamente, ya que no tengo respuestas a nada de nada.

Este calor no es que ayude mucho. Odio el verano y, cuando empieza, solo le pido que acabe. Me quedan por delante dos meses de espera hasta que llegue mi septiembre. Ese mes planeó sacar mi nuevo single y ya estoy con ideas para el videoclip. Lo malo es que con tanto calor, rodarlo se va a hacer complicado.

Acaba una semana difícil, bajo de ánimos y esperando que esta semana próxima sea un poco mejor.

Author: Javier Herce