Una tarde con La Prohibida

Este pasado lunes tenía una cita importante. Siempre es un acontecimiento que La Prohibida saque nuevo álbum, y llevaba esperando este ya mucho tiempo. Además en digital llevaba ya un par de semanas y faltaba saber cuándo saldría en formato cd. Ruido es el cuarto álbum de La Prohibida y estoy convencido de que marcará una vez más. Cada uno de sus álbumes han significado algo para mí.

Con Flash viví la locura de En Plan Travesti, cuando aún no vivía en Madrid y venía solo para asistir a esas fiestas donde viví momentos inolvidables y saqué una inspiración brutal que después se vio reflejado en mi trilogía de cortometrajes que fueron Terror Drag, donde varias canciones de ese álbum Flash formaban la banda sonora.

Más tarde, en dos mil siete, me vine a vivir a Madrid y en los primeros días como madrileño La Prohibida dio varios conciertos en los que empezaba a presentar canciones de lo que iba a ser su próximo álbum, que tardaría aún dos años en salir. Una de las canciones de la banda sonora de ese tiempo fue Cuando Dos Electrones Chocan, que solo con haberla escuchado en directo, sonaba dentro de mi cabeza constantemente. Al salir Sr Kubrick, ¿Qué Haría Usted? yo ya era un madrileño asentado y descubrí un álbum con la suficiente calidad como para que sus temas sonaran sin parar.

Pasó un tiempo hasta que llegó 100k Años De Luz, que fue “el re-encuentro”. Es posiblemente el álbum que más he escuchado de La Prohibida, con temas que van a pasar al resto de mi vida, como La Colina Luminosa, Eres Tan Travesti o Baloncesto. Volvieron los conciertos y reviví momentos del pasado que me hicieron sentir más joven que nunca.

Hemos tenido que volver a esperar hasta tener Ruido en nuestras manos. Esta primavera salía por sorpresa el primer single, de mismo título que el álbum, con un cambio de imagen, más seria, elegante y con el pelo oscuro. La canción se trataba de un tema electrónico, melódico, casi espiritual, que nos daba una idea de lo que vendría después, aunque no se sabía nada del álbum… hasta ahora.

El momento ha llegado y este lunes se anunció el reparto del cd para los que participaron en el crowfunding y también la venta para los que no lo hicieron y querían tenerlo. Sería en el pub Quién La Invitó, de Chueca. No podía faltar, por lo que allí estaba fiel a mi cita con ella. Llegué pronto, por lo que no había mucha gente y enseguida tocó mi turno para coger mi cd. Ella recibía a todos uno a uno, lo que es un detalle. Al llegar frente a ella y, con un abrazo, escuchar: “Hombre, Javier, ¿cómo estás?”, sentí que volvía a vivir un montón de cosas una vez más. No quería entretenerla mucho, pero estuvimos charlando un par de minutos e incluso me preguntó por Carola, la protagonista de Terror Drag. Le puse al día de las novedades y cogí mi cd, una edición especial, formato de tamaño libro desplegable con una portada diferente a la que sale en iTunes, supongo que porque habrá otra edición standard, me firmó una foto y me fui de allí feliz con mi tesoro.

El álbum ya lo había escuchado en Apple Music, por lo que sabía lo que me encontraría dentro, una producción muy del estilo de 100K Años Luz, una continuación perfecta para ese álbum, en el que reina la melodía, los ritmos sobrios electrónicos, y donde hay canciones tan grandes como la propia Ruido, o un dúo con uno de sus fieles compositores en los últimos años, Algora. El tema, Bouvet, es una auténtica obra de arte. Esa tarde me confesó La Prohibida que al día siguiente saldría el videoclip y a día de hoy es una realidad.

La Prohibida siempre marca época y estoy convencido de que con este Ruido voy a volver a vivir grandes momentos, como los que viví el lunes al estar un rato con ella y poder abrazarla.

Gracias, La Prohibida.

Author: Javier Herce